≫Bienvenido≪
Se bienvenido a Inuyasha Feudal Rol, una nueva comunidad en la que te ofrecemos todo lo que podamos darte para tener diversión 100% ! Nos encontramos dentro del mundo de Inuyasha en la época donde han pasado 3 años después de Kagome volver, Naraku vuelve a la vida y Kagome tiene el alma impura de Midoriko dentro de ella ¿Que pasara? ¿Que ocurría ahora? Dependerá de ti cambiar la historia de este nuevo mundo!
≫Conectate≪
Conectarse

Recuperar mi contraseña

≫On line?≪
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Dom Mayo 03, 2015 12:15 am.
≫Lo último≪
Últimos temas
» Reglas del Foro (Importante Firmar)
Mar Oct 13, 2015 1:50 am por Allithe Di Blan

» Regreso.
Dom Ago 30, 2015 8:09 pm por Kusuriuri

» Personajes Cannon Naruto
Miér Jun 04, 2014 9:59 pm por Shaoran Li

» Un ausencia algo especial(?
Sáb Mayo 03, 2014 5:41 am por Shaoran Li

» rolalianzashinobi (Afiliacion Elite)
Mar Mar 04, 2014 6:12 pm por Invitado

» Entre tus piernas
Dom Mar 02, 2014 11:43 pm por Hayato Jin

» Cuenta hasta 10 y besa.
Sáb Mar 01, 2014 11:26 pm por Hayato Jin

» Encuentros inesperados (Kyo y Lala)
Vie Feb 28, 2014 12:45 pm por Lala Deviluke

» Ficha Kyo
Miér Feb 26, 2014 7:27 pm por Boa Hancock

≫Staff≪
≫Menú≪
≫A. Élite≪

Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Mosany el Miér Ene 29, 2014 7:04 pm

La música sonaba por doquier, las gotas de rocío que caían de las hojas de los árboles caían sobre la hierba, creando pequeñas partituras de percusión dulces y apacibles. El sonido de la pequeña brisa, casi imperceptible, era como una flauta con tonos graves y alguna vez agudos que acompañaban a esos pequeños golpes de piano. El agua, movida por las corrientes tanto fuertes como suaves, era el violín de la naturaleza, dando fuertes contrabajos e inesperados sopranos. Todo estaba dentro del bosque de las almas, pero había que saber escucharlo para sentirse atónito ante tan hermosa melodía; yo, después de tantos años entre los sonidos, estaba acostumbrada a danzar con ella y darle un compás con mi vieja flauta.

La saqué del kimono de seda blanca que portaba, pues nunca llevaba nada más que mi flauta, mi fiel instrumento y mi entretenimiento, además de mi sabiduría y concentración. Tranquilidad se respiraba en el ambiente, los animales apenas pasaban por allí, y si lo hacían, quedaban somnolientos por la melodía de la naturaleza. Ese monte era especial para mí. Me portaba a recuerdos que no puedo ver, alegrías que no logro contemplar, a dolores que ya no podré jamás sentir. Sentimientos humanos que ya desaparecieron al volverme un demonio tras mi muerte; lo único que me quedaba era aquél sonido. La cogí, dirigiéndola hacia mi lado derecho, y soplando levemente para dejar que el sonido saliera sin forzarlo, que paseara por mí alrededor como un gato jugando con una bola de hilo.

Dejé de tocar un momento, escuchando pasos allá, en el horizonte, detrás de mí, que me encontraba enfrente de un barranco parecido al que sentenció mi muerte pero sin el mar llamándome desde el suelo.

-
Pesado viajero… -sonreí con los ojos cerrados.- ¿Te conozco? –susurré para sí misma, no esperando respuesta de nadie más que el viento, quien me chivaría si de verdad conocía a quien los pasos daba por la tierra fresca y saludable, suelo de almas perdidas en el monte de las almas.




Narro // Hablo // "Pienso"
avatar
Mosany

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 16/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Kusuriuri el Jue Ene 30, 2014 5:11 pm

*Había acabado siendo atraído a aquél lugar, curioso por la atmósfera que rodeaba el paraje. Había subido la montaña, bordeándola, y ahora caminaba por los senderos boscosos a pasos lentos y armónicos, que se fundían con el espectro de sonido natural de aquél lugar místico. No sabía a ciencia cierta a dónde le llevaría el final del camino que estaba siguiendo, pero no tenía prisa. Sitios como ese eran sus preferidos: Quietos, silenciosos, y pacíficos, y gozaba de algo de tiempo para disfrutarlos. El paisaje, tapizado en verdes de todos los matices inimaginables, era hermoso, casi abrumador para sus receptores sensoriales.
Le vino a la mente una antiquísima canción, que cierto día le enseñaran unos graciosos niños, que había encontrado por casualidad. Sin dejar de caminar, cerró los ojos y se concentró en la melodía que fluía en su mente, abstrayéndole del mundo durante aquellos instantes:


“Era una tarde de primavera.
Se celebraba en el suntuoso castillo un banquete de flores de cerezo,
y se pasaban copas de vino.
Entonces, de lo alto del viejo pino se elevó la luna.
Mas ahora… ¿Dónde está el brillo de los días pasados?

Era una gélida noche de otoño.
En lo alto sobre el campo,
pasó una bandada de gansos graznando
y la luna brillaba sobre las espadas desenvainadas
Mas ahora… ¿Dónde está el brillo de los días pasados?

La luna se alza sobre el castillo desolado.
¿Por quién brilla ahora sin cambio alguno?
Sólo las enredaderas permanecen en las paredes.
Sólo la tormenta canta entre las ramas de los árboles.

La sombra del cielo no cambia.
Pero… ¿brilla como antes
o se está apagando?
¡Ah! La luna sobre el desolado castillo.”


*En cierto momento, la canción se mezcló con una melodía. Creyó al principio que se trataba de una simple evocación, pero no le costó más de dos segundos distinguir que, en efecto, alguien estaba tocando la flauta. Abrió los ojos y contempló la vegetación, bañada por una suave luz. Definitivamente allí había alguien, pero no tuvo que verlo para saber que era un ser sobrenatural. Sentía su presencia, y además, las balanzas que llevaba a la espalda, dentro del baúl de medicinas que portaba colgado, y las cuales reaccionaban a esa clase de energía, resonaron como cascabeles.  
No se inmutó ante la revelación, siguió simplemente su camino, hasta que vio finalmente quién se encontraba allí.
Se detuvo a varios metros de la figura femenina y sin ningún reparo la examinó de arriba abajo antes de hablar, manteniendo un tono suave y calmo, rallando la frialdad.

-¿Eras tú quien estaba tocando antes, verdad…? Hermosa melodía. *En lo que ella respondía, si gustaba, extrajo de la manga de su decorado kimono una pipa para fumar,  de aspecto antiguo. La encendió y dio una calada al tabaco. Un espeso humo, de aroma exótico y profundo, se arremolinó en el aire y, cómo si estuviese vivo, rodeó a la joven muchacha para irse desvaneciendo* -¿Podría saber... quién eres?


 *Narración* ~// -Habla //~ 'Pensamientos'   



...ただ、自分の事について...:



avatar
Kusuriuri

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 24/03/2013
Localización : Sin rumbo fijo.

Ver perfil de usuario http://feudalrolinuyasha.el-foro.net/t446-bakeneko-mascota-de-ku

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Mosany el Vie Ene 31, 2014 4:00 pm

Mis ojos, cerrados, a pesar de ello sentían los pasos de alguien, pasos tranquilos y firmes que se dirigían hacia mí como atraído por, tal vez, la música que soltaba mi flauta cada vez que un poco de aire echaba por mi boca. Siempre sonriente, esperé a que se identificara ese joven, hasta que habló con voz curiosa, tan curiosa que no creía que fuera humana; de hecho hasta su energía se notaba diferente. Los árboles y sus hojas me susurraban que era un demonio, no parecía peligroso, más bien pacífico hasta ahora. Me levanté abriendo los ojos levemente y me viré a mirarlo por primera vez, ponerle rostro a una voz era el toque final de conocer a alguien; cabellos rubios como los girasoles un día nublado, lluvioso, y ojos del color de los ríos brillando por la luz del Sol.

-
Si, aunque la flauta era la que creaba la hermosa melodía que tu llamas, no yo… -sonreí al por fin, ponerle un rostro a la voz curiosa del demonio.- Siento decepcionarte -Reí un momento, bajito y entre dientes. Sacó un aparato de fumar, las hierbas de ese cigarro debían de ser fuertes pues su olor llegó hasta mis pulmones, los que por ser quien era ahora, ya no tosían ni se molestaban al recibir tal humeral.

Me rodeó con el humo mientras acariciaba mis propias manos. La flauta ya estaba guardada, en su sitio, bajo mi kimono, donde nadie podría cogerla a no ser que me quitaran la dignidad. Nadie lo hacía, no a un daiyoukai; aquél rango me protegía. A pesar de que el humo siempre me había molestado de humana, alcé la mano, curiosa, e intenté tocarlo pero éste se desvaneció demasiado deprisa, lo que no me dio tiempo a jugar como una niña.

-
No tengo reparos en ello –sonreí de forma más cálida. Era confiada con los demás, no me importaba decir cómo me llamaba y quién era.- Soy Mosany, vivo en esta región desde hace años… ¿Y tú? –Con curiosidad.- ¿Tu nombre se puede saber? –sintiendo la energía que desprendía aquél demonio; era pura, como mi energía, por ello no dudé en soltarme algo más y no crear una barrera en mi alma. La dejé libre para permitirse acercarse al demonio sin problemas.- Tu viaje debe de ser largo… -observando lo que llevaba colgando a la espalda, se me hacía raro ver a un demonio con provisiones.




Narro // Hablo // "Pienso"
avatar
Mosany

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 16/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Kusuriuri el Miér Feb 05, 2014 2:24 pm

-Un Instrumento no es más que eso, a no ser que haya alguien para dotarlo de vida...No sería justo robarte mérito. *Respondió tras unos cuantos segundos de silencio tras haberla escuchado. El humo casi narcótico de la pipa volvió a llenarle los pulmones, y lo dejó salir en una breve exhalación que impregnó el aire con renovado aroma de incienso. Aquél olor, coreado por las palabras de la chica, Mosany, había dicho, le provocó un breve estado de déjà vu. Rememoró momentos de su vida que tenía enterrados bajo llave en lo más profundo de su ser y que en cualquier momento podrían quebrar, como una caja de madera flotando en un pozo de alquitrán. Solía controlarlos a menuda, pero le acechaban en algún momento inesperado.
Su parca expresión se ensombreció un instante.


-Hace tiempo que olvidé mi nombre... Solí tenerlo, pero lo perdí años atrás.
Puedes llamarme, simplemente, Kusuriuri. Eso es lo que soy ahora…un boticario que no pertenece a ningún lugar.
*No solía ser tan confiado, pero no le importó evidenciar esa fina rendija a su pasado. El aura de aquella doncella no le daba motivos para mantenerse a la defensiva, por ahora al menos, y él tampoco era partidario de las disputas que no conducían a ningún resultado.
Decidió ir un poco más allá en su explicación, y mostrarle directamente el contenido de aquél baúl que transportaba. Sin esfuerzo alguno, lo depositó en el pasto, a su lado, y abrió un par de cajones, los cuales estaban llenos de pequeños frascos y todo tipo de objetos estrafalarios*
-…Aquí dentro, llevo útiles, venenos, y toda clase conocida de especias y hierbas. Si precisas alguna, para lo que sea, solo has de decírmelo… *Ofreció, dibujando una leve sonrisa, zorruna, en su rostro. Dio otra larga calada a la pipa, terminándola, y se deshizo de los restos de tabaco ejerciendo un suave golpe seco en la esquina de madera de la caja antes de guardarse el pequeño objeto en la manga del kimono.*

-Has dicho que vives en este paraje ¿verdad?... ¿No conocerás por casualidad un lugar, discreto a poder ser, donde pasar la noche? No tengo nada en contra de dormir al raso, pero de vez en cuando uno no puede rechazar la comodidad de los futones… *Con el tono que le aplicó a aquella última frase, no quedaba claro el sentido que quería darle, pero si sonó bastante mal. Otra de sus costumbres, por llamarlo de algún modo, era la afición que procesaba por los placeres de la vida.*


 *Narración* ~// -Habla //~ 'Pensamientos'   



...ただ、自分の事について...:



avatar
Kusuriuri

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 24/03/2013
Localización : Sin rumbo fijo.

Ver perfil de usuario http://feudalrolinuyasha.el-foro.net/t446-bakeneko-mascota-de-ku

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Mosany el Jue Feb 06, 2014 4:04 pm

Levanté la mirada sorprendida, encontrándome con la del joven. Me quedé un buen rato escuchando como hablaba con sus silencios incorporados; me había elogiado por tocar un instrumento. Nunca jamás nadie me había dicho tal cosa por lo que suspiré entrecortadamente, llegué a ponerme nerviosa por algo tan simple como aquello. Admitía que apenas tenía contacto con otros seres pero nunca había oído latir mi corazón con tanta fuerza, siendo solo un par o tres latidos apresurados y contundentes.

-
Te agradezco… Lo que has dicho –callé de repente, pensando en qué decir para no quedar mal; no quería que se diera cuenta de que una daiyoukai se puso nerviosa ante un demonio solo por un cumplido tan simple, pero… Bello.- Pero sigo apreciando a mi instrumento, por lo que le daré la mitad del mérito a él, ¿te parece? –sonreí de forma agradable, me había hecho gracia al fin y al cabo aquél chico.

Mi rostro cambió a preocupación cuando contó su pequeña pero familiar historia, sin nombre y vagando por el mundo sin un destino previo. Yo tampoco recordaba mi nombre de cuando era humana, solo sabía que estaba con alguien cuando morí y que las olas del mar tragaron mi ser hasta despertar como quien era ahora. Le sonreí, intentando darle a entender que estaba con él, que podía confiar en mí.

-
Digamos que… Te comprendo a la perfección –sin dejar de mirarlo. Por fin mi parte deseada, saber qué llevaba en ese gran maletín. Mientras escuchaba qué llevaba dentro de su atrayente voz, sin darme cuenta perdí la compostura y me acerqué a gatas hasta llegar a su enorme baúl, observando lo que sacó de los cajones.- Así que en realidad vas bien protegido, aunque tranquilo, yo también tengo mis propias ayudas –hice crecer con mis poderes una planta entre él y yo, una planta de hojas fijas y una flor rojiza con el tamaño de una pelota. Sonreí al ver que crecía tan hermosa y fue cuando me di cuenta de que estaba comportándome como una niña por lo que me alejé con cuidado y tosí, avergonzada.

Tras escuchar su petición, me levanté tan ligera como una pluma que se eleva con la brisa suave de una mañana y miré hacia la playa.

-
Siguiendo el camino cercano a la playa hay una aldea, pero también está mi palacio… Está bien oculto de otros demonios y los humanos, por si lo prefieres así; yo no he tenido problemas con vivir allí –me reí levemente y lo volví a mirar.- Yo te dejo venir a mi palacio como invitado, si no, tiene la aldea. Hablaré con los aldeanos para que te dejen estar allí cuanto desees –por suerte tenía buena relación con los aldeanos, aunque tampoco quería que me trataran como una diosa de la primavera pues no tenía nada de eso.




Narro // Hablo // "Pienso"
avatar
Mosany

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 16/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Kusuriuri el Mar Feb 11, 2014 2:11 pm

*La actitud de la joven, hermosa joven a su parecer, le resultó graciosa y por ello esbozó una leve sonrisa. La línea violácea que bordeaba su labio superior se remarcó aún más, como si el youkai mostrase una mueca grotesca.
Llevó la mano a la planta que ella acababa de hacer crecer y la sopesó con sus dedos. Acarició desde la parte central del tallo hasta los pétalos con la delicadeza de una pluma, poniendo especial cuidado en no romper esa bella muestra de la naturaleza.
Ya se había dado cuenta desde el principio, pero ahora más que nunca. Mosany ocultaba un gran poder, no era como otros demonios con los que se había topado. Su gracia y elegancia eran comparables a la energía que albergaba, más ese hecho no le descolocó sino que le pareció interesante.*


-Si, ya lo veo…

*Comentó. Mientras estaba inmerso en aquellas cavilaciones, siguió con la vista la dirección hacia la que la daiyoukai había apuntado y sin hablar continuó escuchándola. Cuando posó su mirada en ella, ya se había decidido. No tenía nada en contra de los seres humanos, pero mejor evitarlos puesto que su compañía se hacía demasiado tosca y hastiante a veces.
Se echó a los hombros la caja de madera que había depositado en el suelo para mostrársela momentos atrás, y se adelantó un par de pasos. La contempló desde aquella posición.


-No hará falta que te molestes; Me encantará visitar tu palacio…Si te parece buena idea, podemos ir ahora, no te causaré problema alguno.

*Cuando iba a consumar otro paso, se oyó un maullido deformado en el aire, un sonido lastimero. El apuesto kitsune exhaló un suave suspiro resignado; Sabía a la perfección lo que era.
El ambiente se condensó y densificó, volviéndose una nube hasta que tomó la forma de un gato negro y rojizo de unos dos metros de alto.
Con toda familiaridad, el zorro alargó la mano para acariciarle el pelaje*


-Te tengo dicho que no aparezcas de la nada. *Le reprendió, a lo que el Bakeneko, lo que esa criatura era, respondió  dando a su amo un ligero empellón cariñoso, con la cabeza, en el hombro. Kusuriuri ignoró aquél gesto, y se dirigió a Mosany, viéndose obligado a presentar al nuevo visitante*

-Éste es Bake, algo así como mi mascota. Es inofensivo aunque no lo parezca y un poco travieso también a veces.
Si no deseas que nos acompañe, le diré que se vaya.


*El susodicho felino demoníaco, se acercó a la chica y gruñó por lo bajo mientras la olfateaba ligeramente, examinándola. Kusuriuri se mostraba tranquilo, pues bastaba una orden suya para detenerle si se sobrepasaba.*


 *Narración* ~// -Habla //~ 'Pensamientos'   



...ただ、自分の事について...:



avatar
Kusuriuri

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 24/03/2013
Localización : Sin rumbo fijo.

Ver perfil de usuario http://feudalrolinuyasha.el-foro.net/t446-bakeneko-mascota-de-ku

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Mosany el Mar Feb 11, 2014 8:02 pm

Me fijé que los humanos que vi anteriormente estaban cortando algunas plantas que creé para ellos, eran principalmente medicinales para los enfermos; muchos demonios me decían que me preocupaba demasiado por una raza tan inferior, pero el haber sido como ellos aunque no lo recordara, me daba una sensación de bienestar al ayudarlos con sus complicadas vidas. Vi que Kusuriuri parecía convencido con mi oferta de ir a palacio, donde se sentiría más cómodo, supuse. Sonreí dulcemente.
 
- No creía que me lo fueras a causar –contesté, el chico no me daba malas vibraciones, parecía ser buena persona. O buen demonio.- Te seré sincera, no pensabas que fueras un demonio al principio porque los demonios que me suelo encontrar no tienen una buena presencia… Parecen… Frustrados y llenos de rabia –murmuré más para mí misma que para él.
 
 Puede que le estuviera aburriendo con mis palabras así que callé y fui a dirigirme por el camino que nos llevaría a través del bosque hasta allí cuando algo enorme apareció junto a nosotros. Al principio me percaté como tal vez, una amenaza, pero cuando lo vi de cerca ya no era tan terrorífico; era un gato enorme, adorable, lleno de pelo por todo su cuerpo y ojos saltones y brillantes que destacaban frente a todo el resto de su cuerpo. El joven me indicó que era su mascota, que no era mal demonio pero que si me molestaba, no vendría con nosotros.
 
 Quería acercarme pero el felino se me adelantó, olisqueándome, lo que me hizo cosquillas por el aire que soltaba por la nariz y reí un poco, intentando que no se notara. Lo miré sonriente y alargué la mano, esperando que no se sintiera amenazado por una caricia, pues si podía, acariciaría su cabeza con delicadeza; si no, simplemente apartaría la mano y lo respetaría.
 
- No, por favor, me gustaría conocerlo también. Me gustaría que viniera con nosotros –sonriente. Estaba contenta, había conocido a dos seres en un día, y no eran humanos extraviados ni demonios airosos; eran demonios curiosos e interesantes, sobre todo Kusuriuri me parecía gracioso y amable.- Seguidme.
 
 Caminé por un camino que bordeaba el límite entre el bosque y la playa para no cruzarnos con los aldeanos de la costa, pues si nos veían, seguramente huirían despavoridos y era mejor no causar mucho ajetreo. Las flores creían algo brusco por donde pasaba; estaba nerviosa y eso descontrolaba un poco mis poderes. Nunca había tenido como invitado un demonio, además de alguien que… Bueno, se había portado bien conmigo.
 

- Esto… -soné algo temblorosa pero la próxima vez ya lo disimularía perfectamente.- Al llegar, ¿queréis comer algo o preferís descansar directamente? Tengo baños calientes por si os apetece relajaros –propuse algo más relajada. 




Narro // Hablo // "Pienso"
avatar
Mosany

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 16/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Kusuriuri el Dom Feb 16, 2014 4:37 pm

*El gato demoníaco había accedido, sorpresivamente, a dejarse acariciar; Empujó con el morro la mano de Mosany un par de veces, confeccionando caricias juguetonas, y luego se separó de ella con aire jovial. Hecho una nebulosa cambiante de color rojizo, revoloteó hasta, volviendo a adoptar la forma de gato, más pequeño esta vez, posarse sobre el hombro de Kusuriuri, que les había estado contemplando en silencio. El kitsune acarició distraídamente el lomo de su mascota, como solía hacer siempre que tenía al bakeneko allí, y siguió a la joven tal y como ella había ofrecido, no sin antes inclinarse levemente para formar una reverencia a modo de agradecimiento por su hospitalidad. Cuando lo hizo, se oyó un sonido de cascabel, provocado por alguno de los exóticos utensilios que llevaba consigo, y el sonido resonó entre los árboles.*

- Gracias. Al parecer a él también le caes bien, *’Y ciertamente no es al único...’, pensó para sus adentros.* algo que no es usual en su comportamiento.

*Estaba sorprendido de lo observadora que era la muchacha con respecto a los demonios. Si bien entre aquella especie siempre había habido de todo como en todas partes, es cierto que en estos tiempos de perturbaciones la tierra estaba cada vez más poblada de demonios desalmados, sin ningún sentido de la lógica o del autocontrol, que vagaban por el mundo con el único deseo de arrebatar la vida ajena y regocijarse de su propio sadismo. Él no compartía para nada ese modo de vida, pero no le suponía una preocupación que el número de youkais y espíritus sangrientos y malignos aumentara. Para él, exorcizarlos y eliminarlos era otra diversión más, además de su trabajo.*

-Cada vez hay menos…*Volvió a hablar, mientras caminaba más o menos a medio metro detrás de ella. Hizo caso omiso a su última pregunta, pero ya la retomaría a través de lo que iba a contar ahora.*

Los youkai puros están cayendo en desgracia, y por ello cada vez es más difícil el encontrarnos. Abundan los seres corrompidos, y me pregunto si no será por culpa de la Shikon no tama, cosa que encuentro muy probable. ...Su poder es temible. Por todo ello, indagar sobre las causas de la arrolladora maldad que va in crescendo es otro de los motivos por los que viajo; y es de ayuda, por no decir complaciente, encontrar personas como tú, sobre todo si son tan gratas a la vista.
*Desvió la atención hacia el camino, un segundo, y tomó con los dedos una de aquellas flores que iban floreciendo sin control alrededor del camino, y se la llevó a la nariz para captar todos los matices de su perfume. Esbozó una leve sonrisa torcida sin dejar de andar, divertido por la particular muestra de entusiasmo.*

-No me gustaría ser descortés, pero la verdad es que un baño y un poco de comida no estaría nada mal. Sin embargo, mis gustos quizá puedan resultarte un tanto…toscos. Sólo me alimento de carne. Cruda, a poder ser. Y Bake-kun también. ¿Habría algún problema con ello?

*Avanzó hasta alcanzar a la chica, y le ofreció, con naturalidad, aquella flor que ella misma había hecho nacer. Con ella, había confeccionado un pequeño anillo.
Bake había optado por cambiar de posición, y había saltado desde Kusuriuri al hombro de la Daiyoukai*


-¿Vives tú sola, en el palacio? *Preguntó de pronto. Su tono era bajo, de curiosidad contenida*


 *Narración* ~// -Habla //~ 'Pensamientos'   



...ただ、自分の事について...:



avatar
Kusuriuri

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 24/03/2013
Localización : Sin rumbo fijo.

Ver perfil de usuario http://feudalrolinuyasha.el-foro.net/t446-bakeneko-mascota-de-ku

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Mosany el Mar Feb 18, 2014 8:23 am

Conversar con aquel demonio era muy agradable, mucho más que cualquiera que se cruzaba por las cercanías del palacio y que provocaba que me pusiera alerta cual felino para proteger mis queridas propiedades. No negaba la entrada a nadie, pero eso no quitaba que, quien tuviera una energía negativa, me impulsara a intentar hacerle cambiar de razón y buscar una solución propia de personas civilizadas. O mejor dicho, demonios.
 
 Sonreí por el halago de nuevo, sonrojando levemente mis mejillas, quedando algo sonrosadas como el color que tomaban ciertas flores que crecían a mí alrededor. La verdad es que me sentía a gusto, y me gustaría que fuera así siempre; un pensamiento egoísta por mi parte no era propio de mí por lo que sacudí la cabeza un par de veces y seguí escuchando como explicaba su experiencia con otros demonios. Nombró a la perla, aquella que daba poder a los oscuros y bendecía a los puros.
 
- Sí, está causando muchos problemas… Además, está conectada con un árbol que creó mi antecesora –comenté. Tal vez no debería haberlo dicho pero era verdad.- Cuando desperté, se mostraron ante mí ciertos recuerdos que no he vivido, seguramente de quien poseía mis poderes anteriormente a mí… En su último aliento creó aquél árbol… Que acabó conectado al poder de la perla. Eso me preocupa –bajando la mirada. Podría crear problemas aquel vegetal, pues tenía mucho poder acumulado dentro por culpa de la Shikon No Tama.
 
 Noté como Kusuriuri confeccionaba un pequeño anillo con una de las flores nacidas de mi sudor y me quedé paralizada. Observando como lo colocaba en mi dedo. Me sentí de una manera extraña, mi corazón latió como si las olas del mar pegaran contra las rocas de un acantilado, con tanta fuerza que me quedé casi un minuto respirando entrecortadamente y sin poder mirarlo a los ojos. De pronto, Bakeneko se posó en mi hombro y desperté de un sueño que jamás tuve; me viré para mirarlo y sonreí, quedándome todavía con los nervios a flor de piel pero más relajada al despertar de ello. Sin embargo, no niego que esa sensación me había gustado. Acaricié al gatito y seguí caminando.
 
- ¡Para nada! Os prepararé lo que traen los aldeanos, siempre suele ser pescado ya que son pescadores de las orillas de mar pero algunas veces traen carne cruda, así que la prepararé para vosotros ya que yo suelo comer poca cosa y más pescado por la costumbre –me quedé pensativa.- Aunque creo que hoy os acompañaré, hace tiempo que no como carne –reí levemente.
 
 Llegamos a la entrada y las puertas se abrieron, era un castillo japonés totalmente tradicional pero sin muchos lujos. Lo que más llamaba su atención era su forma cuadrada, pues el centro era al aire libre y poseía un lago con carpas Koi y un gran sauce llorón repleto de flores. Yo lo tomaba como un jardín para relajarse, pasear y meditación.
 

- Bienvenidos. Estáis en vuestra casa. Prepararé los baños así que podéis acomodaros en cualquier habitación que escojáis –haciéndoles una pequeña reverencia. Luego escuchó la pregunta.- Sí, vivo yo sola… No hay muchas personas que se queden a vivir aquí, cuando sus alas están curadas o descansadas, rompen a volar –pensar en ello me hacía decaerme un poco, el estar sola sin amigos. Pero yo estaba bien, y ellos eran felices. Así que yo era feliz. Me dirigí después de ello directa a los baños donde pondría unas toallas y algunas esencias especiales por si se querían exfoliar la piel. 




Narro // Hablo // "Pienso"
avatar
Mosany

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 16/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Kusuriuri el Mar Feb 18, 2014 4:21 pm

-Será un placer que nos acompañes. Asimismo, desearía que pudieras hablarme más sobre ese mencionado árbol...

*Pronunció. Sus palabras le habían dado en qué pensar; Si lo que ella decía resultaba ser verdad, visitaría aquél lugar. Quizá encontraría algo interesante en él.  Además, él mismo poseía un fragmento de la Shikon no tama, y por ello, sería interesante ver de forma presencial lo que ocurriría si ambos nexos se juntaban. Sonrió para si mismo, con expectación.
No había dicho nada más hasta que llegaron al castillo, aunque tampoco hizo falta pues, a él particularmente, le gustaba el silencio; si bien el zorro sí había brindado a la daiyoukai algunas miradas de soslayo. Solía tenerlo por costumbre, el fijarse en cada nimio gesto y reacción de quienes encontraba, y que despertaran en él interés.
Mosany no era la excepción, nada le había pasado desapercibido, ni siquiera el ritmo sincopado de su corazón que se había desbocado en determinado momento, pero prefirió no hacer ningún comentario.

Cuando el sobrio, no por eso menos bello, castillo se alzó ante él, de nuevo los recuerdos le embargaron. Fue cómo si volviera a revivir el pasado, lejano pasado. Se vio a si mismo, en la ostentosa mansión donde había conocido a Bake-kun y su desgarradora historia que le hizo llevárselo de allí. En aquellos tiempos también había entablado algo ‘parecido’ a la amistad con una joven humana, la cual ya no era más que ceniza por los años que habían pasado.

La imprimación de aquellas reminiscencias le dejó perturbado unos segundos, pero avanzó tras la doncella. Bake había podido sentir lo mismo que su amo, y se encontraba inquieto, por ello había vuelto a desaparecer.
Finalmente comentó, pasando una rápida mirada a su alrededor.*


-Es muy hermoso…y es una lástima que tan pocas personas, por lo que has dicho, puedan disfrutar de estancias en este lugar.

*Hizo otra reverencia en respuesta cuando Mosany se excusó para preparar los baños, y se quedó solo. Admiró la decoración un poco más y se dispuso a acomodarse sin más dilación. Eligió una habitación cercana al majestuoso jardín, y una vez que entró, depositó sus pertenencias ordenadamente en el suelo; el baúl de medicinas en una esquina de la habitación, y sus zapatos ‘zori’, que había llevado en la mano después de descalzarse en la entrada, frente al futon extendido en el centro de la estancia. Vio que también había un pequeño tocador, un par de armarios lacados y varias luces de aceite.

Se sentó al lado de la cama, con las piernas flexionadas bajo su cuerpo, en el suelo, y se puso a fumar mientras que la daiyoukai no volvía para avisarle. No tenía nada que hacer hasta ese entonces por lo que se mantuvo estático.*


 *Narración* ~// -Habla //~ 'Pensamientos'   



...ただ、自分の事について...:



avatar
Kusuriuri

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 24/03/2013
Localización : Sin rumbo fijo.

Ver perfil de usuario http://feudalrolinuyasha.el-foro.net/t446-bakeneko-mascota-de-ku

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Mosany el Dom Feb 23, 2014 7:11 pm

Los baños eran algo que siempre me gustaba tener preparados, nunca sabía cuándo me iba a apetecer entrar en ellos o cualquier viajero herido o cansado necesitaría relajarse en las aguas calientes con pétalos de flores esenciales, soltando sus olores que provocaban una sustancia tan pequeña de somnífero que simplemente dejaba a todo el mundo con la mente en blanco, relajados, sin preocupaciones de ningún tipo. Solo pedía a mis flores que lo hicieran cuando de verdad veía que alguien lo necesitaba; a Kusuriuri no se le veía una persona que fuera a sentirse mejor con ello.
 
 Me dirigí hacia donde se habían metido para indicar que los baños estaban listos, no sin antes observar al sauce llorón que tenía presidiendo el centro de mi palacio, meciendo sus largas hojas con la brisa templada de la primavera. Me fijé en que una de estas estaba empezando a hacerse oscura, como si se muriera poco a poco; mis labios se entreabrieron, sorprendida pues no me esperaba aquello. Ese árbol escondía demasiado dentro de él.
 
- Los baños ya están listos –dije al abrir la puerta. Lo vi de nuevo fumando, de nuevo esa emoción de querer jugar con el humo invadió mi cuerpo pero la rechacé por ser cortés y simplemente dejé que mi rostro no cambiara de la pequeña sonrisa de siempre, amable y dulce.- Podéis pasar cuando queráis. Si necesitáis algo, yo también querría bañarme –en realidad me apetecía, hacía mucho que no lo hacía.
 
 Recordé que me había preguntado sobre el árbol, quería que le contara más acerca del árbol sagrado que estaba al lado de la aldea donde la Shikon permaneció ciertos años.
 
 
- Respecto al árbol sagrado, está en esta misma región pero más hacia las montañas. Hay una gran llanura con varias aldeas y solo un árbol sobresale de todos en el gran bosque que las protege. Hace mucho tiempo, una daiyoukai tomaba existencia con los mismos poderes que yo poseía; supongo que los heredé después de su muerte y tras mi renacer de la vida humana –expliqué con detalle mientras esperaba a que salieran para acompañarlos a los baños termales.- Digamos que esa mujer, tuvo muchas batallas y en una de ellas, quedó herida gravemente… Para que su esencia permaneciera en el mundo, con sus poderes, creó un árbol con una gran majestuosidad, encerrando su esencia dentro de éste. Poco después fue cuando la Shikon se creó, supongo que al ser un árbol con una presencia reciente de poder y recibir las señales de la perla, acabó conectado, creando un túnel temporal –acabé de explicar y suspiré como si me hubiera quedad sin aire al contarlo.- Parece un cuento para niños –me encogí de hombros.
 
 Llegamos a los baños y les abrí la puerta para que entraran tranquilamente.
 

- Cuando acabéis, la comida estará servida –bajé la mirada un momento.- Por cierto… Yo… Quiero agradeceros vuestros cumplidos, no me los merezco… Sois demasiado amables conmigo –mis mejillas volvieron a ruborizarse sin darme cuenta por lo que les di la espalda sin prisas.- Estoy acostumbrada a la soledad y supongo que… Me es extraño que alguien me diga que le gustaría disfrutar de la estancia aquí –nerviosa. No pensaba que nadie nunca quisiera pasar rato conmigo, la verdad.




Narro // Hablo // "Pienso"
avatar
Mosany

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 16/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de la naturaleza [Kusuriuri]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.